La Vita Nuova. Transmutación desde la percepción visual.

Monarquía, propuesta dantesca hacia la felicidad humana
marzo 10, 2019
Una aproximación a la identidad en Hispanoamérica
marzo 10, 2019
Mostrar todo

La Vita Nuova. Transmutación desde la percepción visual.

Dante, la Divina Comedia

Estela Socías Muñoz

La Vita Nuova. Transmutación desde la percepción visual.

“Cuando mis ojos apareció por vez primera la gloriosa

dama de mi mente, que fue llamada por muchos Beatriz. 

Los ojos como símbolo de penetración amorosa, fue una figura muy utilizada por la escuela del Dolce Stil Nava, designada así por Dante Alighieri. Dicha escuela fecundó una nueva estética erótica en la cual se involucró como ‘elemento central de significación la dama – ángel, amada transformada, o más bien creada por este nuevo estilo, como una mensajera celestial que ritualiza el sentir del poeta, llevándolo a crear una percepción religiosa del amor. Desde aquí afirmamos que: en la Vita Nuova se esculpe un amor religioso desde la contemplación.

La Vita Nuova se compone por cuarenta y dos capítulos con treinta y una poesías incluidas, además su presentación nos habla de intersticios, entre la prosa “autobiográfica” y el verso que enaltece la figura de la amada Beatriz. Intersticios que van dejando expresar su diálogo interno en pro de su creación figurativa. Beatriz es la gran imagen presente en toda la poética dantesca, es la amada perfecta que lo acerca a la luz eterna, es su particular redentora. Es así como Dante la dibuja desde los creados comentarios de los citadinos:

Esta no es una mujer, sino uno de los bellísimos ángeles del cielo. (…) Esta es una maravilla iBendito sea el señor que tan admirablemente sabe obrar!

El amante se deslumbra en los ojos de su amada, son los espíritus del amor los que salen por los ojos de la amada hacia el amante, que queda anonadado por su belleza, entendida esta como bien, en sentido moral. Esos espíritus penetran en el corazón del amante, logrando una vita nuova, una transmutación, el amante sale renovado de esa experiencia contemplativa.

Esta irrupción de los espíritus del amor que transfiguran el ser del amante, tienen un doble efecto para Dante, según Joaquín Barceló:

‘” Uno de ellos es-negativo: los espíritus natural, animal y vital, inhibiendo las funciones normales de la vida. El otro efecto es positivo: los espíritus del amor ennoblecen el alma y la mente del que los recibe”

Según las teorías antropológicas de entonces, el espíritu de la vida estaba en el corazón; el animal en el cerebro, donde están ubicados todos los espíritus sensitivos de la percepciones; el natural en el hígado.

Los espíritus del amor, se podría decir, alejan al amante del sentir terrenal, de lo sensible, acercándolo a la esfera de lo divino. Se da espacio para una transfiguración en el alma del amante, hay un cambio que ejerce la luz, Beatriz, contemplativamente. Es un entrar del sentimiento religioso asociado a la bienaventurada belleza espiritual de la amada.

Ella se va, sintiéndose alabada, Benignamente de humildad vestida; Pareciera ser cosa venida Del cielo a la tierra a mostrar milagro.

(Alighieri, Vita Nuova)

La figura de la dama- ángel se adueña del mundo poético, y se abre en el corazón apasionado del poeta. Ese adueñarse nos haba de un exterior en el sentir amoroso del amante, Barceló plantea:

La Fuerza del amor ejerce su acción en el alma del sujeto, su origen es exterior, no nace en el alma espontáneamente, sino como reacción a un estímulo que procede de afuera. (Barceló, Para Leer…, 192)

El amor, por tanto no tiene existencia propia sólo existe en las personas que aman, pero en un sentido divino, pues los espíritus del amor, a través de una mensajera celestial, penetran por los ojos tocando su camino al corazón y así envolviendo las emociones del amante El amor se estaría planteando como un acto religioso, en ojos de una dama-ángel, que irrumpe en los seres humanos, los cuales al sentirlo le dan existencia. Sin embargo es Dios quien envía el amor no es algo intrínseco a los sujetos.

Un gran signo dentro del texto es el número o nueve, al cual arguye Dante en relación a Beatriz para involucrarla matemáticamente con la eternidad:

… este número fue ella misma, lo digo simbólicamente, y lo entiendo así. El número tres es la raíz del nueve, porque, sin necesidad de otro número, por sí mismo hace, nueve, como manifiestamente se ve que tres por tres da nueve. Por lo tanto si el número tres es por sí mismo factor del nueve, y el factor por sí mismo de los milagros es el tres, es decir Padre e Hijo y Espíritu Santo, los cuales son tres en uno, esta dama fue acompañada de este número nueve para dar a entender que ella era un nueve, es decir un milagro, cuya raíz, es decir del milagro, es únicamente la admirable trinidad. ( Alighieri, Vita Nuova).

Nos percatamos de la divinidad que cubre a esta amada, la cual luego de su muerte, para el poeta, está siendo esperada en el paraíso por todos los bienaventurados, la dama- ángel asume una función de centro del cielo. Es un centro que hasta recuerda numéricamente a la Trinidad.

Así pues Beatriz está en el alto cielo En el reino donde los ángeles tiene paz,… porque, resplandeciente de humildad cruzó los cielos con tanta virtud que maravilló al eterno Sire.(Alighieri, Vita Nuova)

Es la Trinidad, por medio del símbolo de lo noveno en la figura de Beatriz, la que penetra y beatifica el amor como un sentimiento que por contemplación llega al corazón y se vuelve en luz redentora para, el poeta.

Bibliografía:

1.-Alighieri, Dante. Vita Nuova. En: http://www.servisur.com/cultural/dante/vitanova.

2.- Alighieri, Dante. La Divina ComediaEditorial Edad. Madrid, 1997.

3.-Barceló, Joaquín. Para Leer la Divina Comedia. Editorial Biblioteca Americana. Santiago, Chile. 2003.­

4.- Echeverría José [el al.) Dante. Santiago de Chile: Univ. de Chile, Dept. de Extensión Universitaria, Ed. Universitaria,1965

Bioiografia:

1.-Alighieri, Dante. Vita Nuova. En: http://www.servisur.com/cultural/dante/vitanova.

2.- Alighieri, Dante. La Divina ComediaEditorial Edad. Madrid, 1997.

3.-Barceló, Joaquín. Para Leer la Divina Comedia. Editorial Biblioteca Americana. Santiago, Chile. 2003.­

4.- Echeverría José [et al.) Dante. Santiago de Chile: Univ. de Chile, Dept. de Extensión Universitaria, Ed. Universitaria,1965

Déjenos sus comentarios