¿En qué medida la crítica de Heidegger a la filosofía occidental, de haber perdido el sentido del “ser”, es fundada?

Globalización y religión: una aproximación histórica a los credos según Voltaire y su inserción actual.
marzo 10, 2019
Monarquía, propuesta dantesca hacia la felicidad humana
marzo 10, 2019
Mostrar todo

¿En qué medida la crítica de Heidegger a la filosofía occidental, de haber perdido el sentido del “ser”, es fundada?

Estela Socías Muñoz

2.- INTRODUCCIÓN E IDEA CENTRAL

Para empezar este ensayo, es de suma importancia tener claros los aspectos en que Heidegger, a diferencia de sus pares occidentales, da como ciertos en lo que al ser se refiere.

Es probable que Heidegger haya leído a sus pares, asumiendo sus discursos como, en lo que es ser, fundados. Desde los griegos, asumiendo al ser como parte fundamental del ente, pero quizás sin indagar aun más en lo que el ser mismo es, sin necesidad de un ente, o separado al ente.

Es ahí donde Heidegger produce un cambio, en la búsqueda de una mejor interpretación del ser en si. Es decir no basta con asignarle un cuerpo, o un “pragmata” que funcione en la “praxis”, sino que estos, compongan el camino para el conocer del ser.

Es acá cuando nos referimos al Tiempo como constituyente fundamental del camino para entender el ser. En esto consiste lo que Heidegger llama Dasein: “La temporeidad se nos mostrará como el sentido del ser de ese ente que llamamos Dasein”.

Luego sigue: “…Pero con esta interpretación del Dasein como temporeidad no habremos dado aún con la respuesta a la pregunta conductora, es decir, a la pregunta por el sentido del ser en general. En cambio, habrá quedado preparado el terreno para llegar a esa respuesta.”

Entonces, ya con medio camino a nuestro haber, vamos entendiendo la necesidad de Heidegger por dar el peso que se merece al ser, tratando de erradicar la concepción que en occidente se tiene del ser, palabra por demás sobre- utilizada y obvia en nuestro lenguaje.

3.- DESARROLLO

De aquí el alegato de Heidegger, quien en su investigación Ser y Tiempo aclara que “…los prejuicios que constantemente suscitan y alimentan la convicción de que no es necesario preguntar por el ser”, alegando de que las concepciones clásicas del ser apelan a la Universalidad, y por ende lo hacen indefinible. Pues incluso no se le puede concebir como un ente. Pero desde estos problemas que veían los antiguos, es de donde Heidegger se agarra para afirmar que por esto mismo, la pregunta de lo que es ser, y su respuesta, deben ser exploradas.

Es así como el Dasein se hace motor fundamental para entender la concepción del ser: “El Dasein es de tal manera que, siendo, comprende algo así como el ser”. En un sentido antológico, el Dasein, es el ente del ser. Yel Dasein es y manifiesta al ser únicamente en el tiempo.

El tiempo, constituye al ser en cuanto a lugar; lo que Bergson planteaba como espacio.

Heidegger dice sobre esto: “Si el ser debe concebirse a partir del tiempo, y si los diferentes modos y derivados del ser sólo se vuelven efectivamente comprensibles en sus modificaciones y derivaciones cuando se los considera desde la perspectiva del tiempo, entonces quiere decir que el ser mismo – y no solo el ente en cuanto está “en el tiempo”- se ha hecho visible en su carácter “temporal”. Pero en tal caso, “temporal” no puede ya significar solamente “10 que esta en el tiempo”. También 10 “intemporal” y 10 “supratemporal” es “temporal” en 10 que respecta a su ser.”

Heidegger habla de 10 intemporal y 10 supratemporal, en el sentido más estricto de 10 que a tiempo se refiere, pues 10 intemporal es 10 que carece de la concepción numérica y espacial, y 10 supratemporal es 10 eterno. Estos tres conceptos (temporal, intemporal, supratemporal) básicamente constituyen “estar en el tiempo”: 10 que el Dasein como ente hace; como ente esta siendo; como ente es.

Puntualmente el pensar en ser y tiempo como algo indivisible hace denotar la importancia que se encuentra en la pregunta de 10 que es ser. Y claramente Heidegger quiso indagar mas allá de 10 que se daba por lógica.

4.- CONCLUSIÓN

El pensar contemporáneo se ha convertido en un asumir parámetros y paradigmas a tal punto en que estos grandes pensadores que dedican su vida a entender un poco más profundamente el concepto de ser y de lo que es la vida en general, han sido alejados del estudio sistemático que la filosofía conlleva. Por consiguiente es de gran valor lo que Heidegger trata de rescatar, pues en un momento donde la idea del ser esta más arraigada que nunca, de cotidiana usanza, él replantea esta universalidad del ser y la categoriza como El Ser, dándole importancia por si misma.

La necesidad de dar cuenta que el ser se constituye dentro del todo, y no solo es acción constituyente de los entes, es imprescindible en el pensamiento de Heidegger, desunificándolo de las cosas (de las pragmatas en Grecia), dándole el carácter que se merecía, dándole vida propia.

5.- REFERENCIAS

  • 1.- Martín Heidegger, Ser y Tiempo, Chile, Editorial Universitaria, noviembre del

2002, pagina 41.

  • 2.- Martín Heidegger, Ser y Tiempo, Chile, Editorial Universitaria, noviembre del

2002, pagina 42.

  • 3.- Martín Heidegger, Ser y Tiempo, Chile, Editorial Universitaria, noviembre del

2002, pagina 42.

Déjenos sus comentarios